Boletus satanas

Boletus satanas

Boletus satanas Descripción macroscópica: Tiene un sombrero que puede llegar a los 30 cm de diámetro, de forma primero hemisférico se va haciendo convexo, es de color blanquecino-sucio. Aunque no está descrito, en alguna recolecta se han encontrado esfumaciones rosáceas sobre todo en el margen del sombrero. Los tubos son amarillentos y se vuelven en los adultos de un color oliváceo, los poros son primero amarillos cuando es muy joven, enseguida viran al naranja amarillento o al rojo. El pie es rechoncho, de color amarillo en lo alto y rojo o rojo-rosado hacia la base, está cubierto por una retícula rojiza y a veces también amarillenta en lo alto del pie. La carne es blanquecina, y azulea de una forma media al contacto con el aire, su olor es desagradable en los adultos y el sabor es dulce. Su hábitat principal son los planifolios, principalmente en las zonas abiertas de robles y encinas, en terrenos calizos. Es una especie termófila, aparece desde verano a principios de otoño. Es el boletus más peligroso por su toxicidad, nunca ha causado la muerte a pesar de su escalofriante “apellido”, provoca un severo síndrome gastrointestinal. Es una especie a proteger dada su escasez. Se puede confundir con otros Boletus tóxicos como el  Boletus rhodoxanthus o el Boletus pulchrotinctus. BUSCA EN TODO EL SITIO...
Clitocybe cerussata

Clitocybe cerussata

Clitocybe cerussata Descripción macroscópica: Tiene un sombrero que mide entre 5 y 8 cm de diámetro, primero convexo, se va aplanando manteniendo un amplio mamelón, el margen está enrollado casi hasta la madurez. La cutícula es pruinosa, blanca, algo parda al madurar. Las láminas de adherentes o un poco decurrentes, de color blanco a crema. El pie es blanco, luego cremoso hacia abajo, ensanchado en la base. La carne es blanca, más o menos consistente, con olor fúngico y de sabor dulce. Su hábitat son las píceas, crece durante el otoño. Es una seta tóxica, provoca el síndrome muscarínico. Hay otros clitocybes blancos tóxicos, pero quizás sea éste el que más parecido tiene al exquisito Clitopilus cystidiatus (antes confundido con Clitopilus prunulus). Nos tenemos que fijar sobre todo en el color de la esporada que en el clitoyibe es blanca y en el Clitopilus es rosa-pardo, también la textura de la carne nos ayudará a diferenciarlos ya que en el Clitopilus cystidiatus es mucho más frágil. BUSCA EN TODO EL SITIO...
Coprinus romagnesianus

Coprinus romagnesianus

Coprinus romagnesianus Descripción macroscópica: El sombrero es de forma acampanada, color pardo-grisáceo  con tonos ocres, tiene pequeñas escamas más oscuras. Las láminas son de color blanco y se van volviendo negras al madurar. El pie es blanco, a veces más oscuro en la base donde también tiene una forma de transición que diferencia el pie de la base, como una especie de zona anular sin ser un anillo. La carne es blanca, con olor fúngico y de sabor dulce. Su hábitat principal son las zonas de bosque de ribera que sufren inundaciones. Esta seta es similar al Coprinus atramentarius, ambas especies son comestibles, pero si se mezclan con alcohol surgen los problemas y causan el síndrome coprínico. Se podrían llegar a confundir por el recolector poco experimentado con Coprinus comatus, blancuzco, con un sombrero muy escamoso-lanoso y con anillo en el pie, éste último no tiene problemas si se consume con alcohol. BUSCA EN TODO EL SITIO...
Cortinarius orellanus

Cortinarius orellanus

Cortinarius orellanus Descripción macroscópica: El sombrero mide entre 5 y 8 cm de diámetro, de forma primero convexo-acampanando, se va aplanando manteniendo un amplio mamelón. Cutícula seca, afieltrada, finamente escamosa, de color naranja-rojizo o pardo rojizo. Las láminas son espaciadas, escotadas-adherentes, de color amarillo-anaranjado a pardo-anaranjado. El pie es más o menos largo, cilíndrico, fibrilloso, de color amarillo con esfumaciones naranjas, luego pardo-rojizo. La cortina es muy fugaz. La carne es amarillenta suave, más oscura en la base y bajo la cutícula, tiene suave olor a rábano y de sabor dulce. Su hábitat son los bosques de frondosas. Es una especie termófila y parece de verano a otoño. Es una de las especies de Cortinarius más peligrosa que existe por su elevado contenido en orellanina, provocando el consiguiente síndrome orellánico, provocando grandes daño a nivel hepático y renal. Existen otros cortinarios que producen este síndrome como son Cortinarius speciosissimus, Cortinarius henricii y Cortinarius orellanoides. No creemos que haya posibilidad de confusión con especies semejantes comestibles. BUSCA EN TODO EL SITIO...
Entoloma lividum

Entoloma lividum

Entoloma Lividum Descripción macroscópica: Su sombrero mide entre 10 y 15 cm de diámetro, de forma primero convexo y después extendido, con el margen un poco ondulado, enrollado. La cutícula es de color gris claro a gris parduzca, gris cremoso.  Las láminas son escotadas-adherentes, de color crema amarillentas de joven y luego rosa-anaranjado. El pie es largo, con porte, a veces cilíndrico otras ensanchado hacia la base, de color blanquecino. La carne blanca, compacta, de olor y sabor harinosos que en su estado más maduro se vuelven desagradables. Su hábitat son los bosques de frondosas de suelos calcáreos, sobre todo en robles, castaños o hayas. Se desarrolla de verano a otoño y normalmente en corros de brujas. Esta especie es la que más intoxicaciones causa todos los años, por suerte sólo produce síndrome gastrointestinal. Su mayor parecido es con el Clitocybe nebularis, especie apreciada en algunas zonas, pero ésta no tiene las láminas color “salmón” en la maduren si no crema. Si tuviéramos alguna rara recolecta en primavera se podría confundir con Calocybe gambosa, de sabor y olor mucho más harinosos y láminas blancas. BUSCA EN TODO EL SITIO...