Clitopilus prunulus

Descripción macroscópica:

El sombrero puede oscilar entre los 6 y 12 cm de diámetro, primero convexo se va extendiendo con la madurez, de jóven tiene el borde el borde enrollado, a veces más tarde lobulado. Cutícula de color blanco a blanco grisáceo, mate, seca, con la humedad algo huntuosa. Las láminas blancas cuando son inmaduras, luego por ación de la esporada se tornan rosáceas, decurrentes. El pie es blanquecino, corto, normálmente excéntrico. La carne blanca, muy frágil, de sabor harinoso, el olor es harinoso y en los ejemplares adultos se vuelve un poco espermático.


Su hábitat principal son los pinares y frondosas. Suele aparecer en hileras o corros de verano a otoño.

Esta especie de se describe en casi todas las guías micológicas, pero realmente la especie más abundante en nuestra zona es el Clitopilus cystidiatus, exactamente igual macroscópicamente pero que microscópicamente tiene cistidios en la arista laminar. Es igualmente comestible.

Se recomienda recolectarla a gente experta porque tiene confusión con los tóxicos Clitocybes blancos, como por ejemplo el Clitocybe cerussata, esto Clitocibes tienen la esporada blanca y aunque el Clitopilus la tiene rosácea, en la etapa de inmadurez se podrían confundir.

Sus nombres vulgares son molinera o panadera, haciendo alusión a su olor harinoso. Se trata de un excelente comestible, pero de carne muy frágil que hay que tratar con delicadeza para que llegue a casa en condiciones.